Scroll to top

#6. Propuesta de negocios: Cuando vendas un servicio deja todo por escrito

Cuando negociamos un servicio con un cliente siempre hay que hacer una propuesta. Y ya no por ellos, sino por nosotros. Si no dejamos todo atado y las condiciones del trabajo escritas, el cliente se tomará la libertad de decidir por nosotros.

📝 Estos son los 10 puntos más importantes que debe tener una propuesta para un cliente:

  1. Introducción, datos de contacto del interlocutor de tu empresa y la de tu cliente. Y que en ambos casos sean únicos, sobre todo en la parte del cliente. Si es un grupo de socios y todos opinan de tu trabajo te pueden marear demasiado.
  2. Tu propuesta de valor con respecto a tu competencia, en qué te diferencias y por qué te deben elegir a ti. Piensa que un cliente puede, y suele, pedir propuestas a varias empresas. Y no vale poner que eres el mejor, eso lo ponen todos.
  3. Otros servicio que ofreces. Aquí se suele intentar colar algún servicio extra que crees que le pueda interesar a tu cliente, por ejemplo, si haces páginas webs intentas colarle el diseño del logotipo o la redacción de los contenidos…
  4. Objetivo de la propuesta. Resume brevemente para qué es la propuesta y cuál es la finalidad a conseguir. El cliente debe entender qué va a recibir cuando acabes el trabajo y este es el mejor lugar para decírselo.
  5. Alcance del servicio. Qué vas a hacer y qué NO vas a hacer con todo detalle. Por ejemplo, puedes montar una web pero no hacer el diseño de los banners, si no lo pones más de uno te pedirá que hagas retoques luego.
  6. Metodología de trabajo. Cómo harás el trabajo y qué necesitas del cliente para empezar. Si no puedes empezar sin la información del cliente este es el lugar para dejárselo claro 😉
  7. Garantías / Cesión de derechos. Cuánto tiempo de garantía darás al cliente y durante cuánto tiempo. Y la cesión de derechos es sobre todo si vendes artículos o diseños donde cedas los derechos de explotación al cliente (o no).
  8. Presupuesto desglosado, método y modo de pago. Cuánto más claro lo vea el cliente mejor. Esto le dará más confianza para decidirse por una propuesta u otra.
  9. Fecha de validez de la propuesta. Ponles una fecha de fin siempre por dos motivos, el cliente puede tardar muchos meses en decidirse, y a lo mejor en esas fechas has subido el precio porque no te salía rentable (suele pasar). Y también, para que no se duerma decidiendo. Se suele poner un plazo de validez de 15 días a 60 días dependiendo del proyecto. Si el cliente vuelve pasado ese tiempo hay que rehacer la propuesta con las modificaciones necesarias o mantenerlas si así lo decides.
  10. Firma por parte del cliente y firma por tu parte. Puede parecer una tontería, pero firmar un documento hace que la cosa vaya en serio. Aunque luego podáis romper el contrato y no pasé nada.

Espero que os sirva, a mí hace años me hubiera salvado de más de una mala situación.

Author avatar
Mario Armenta
Empresario. Vegetariano. CEO de Publisuites y Digital Content. Socio de True Ranker. Busco ayudar a nuevos emprendedores a convertirse en empresarios. #SinHumo #SinVenderteUnCurso

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *