Scroll to top

#1. Competir en precio: un error habitual al emprender.

Ser el más barato de tu sector, no tiene por qué hacerte facturar más. Incluso puede tener inconvenientes:

  • La «calidad percibida» será inferior a la de tu competencia y tu cliente no te valorará de la misma forma como profesional.
  • Tus clientes se verán con libertad de exigirte más, porque no te cuesta mucho.
  • Los buenos clientes no eligen al más barato, sino al que más confianza le dé.

Entonces, ¿por qué es habitual querer ser el más barato?

  • Síndrome del impostor: creer que eres peor que el resto.
  • Miedo al rechazo por una factura elevada.
  • Miedo al cambio o a perder clientes actuales.

Por el contrario, ¿qué ventajas tiene subir el precio?

  • Eliminarás a clientes tóxicos que solo ven el precio.
  • Menos estrés. Menos clientes, mismo dinero.
  • Más tiempo para cada cliente, mayor fidelización.
  • Te valorarás mejor como profesional, adiós al síndrome del impostor 😊
Author avatar
Mario Armenta
Empresario. Vegetariano. CEO de Publisuites y Digital Content. Socio de True Ranker. Busco ayudar a nuevos emprendedores a convertirse en empresarios. #SinHumo #SinVenderteUnCurso

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *